Conectores coaxiales tipo N impermeables para entornos adversos

217
views

Los modelos Nautilus con configuración de montaje frontal y trasero están especialmente indicados en entornos adversos, como gestión de residuos, smart metering, agricultura y ganadería.

Conectores coaxiales tipo N impermeables para entornos adversosGradConn, empresa representada en España, Portugal y Chile por Anatronic, S.A., anuncia la disponibilidad de tres nuevos conectores coaxiales tipo N impermeables para entornos adversos. Se tratan de los conectores N de los modelos Nautilus con configuración de montaje frontal y trasero que están especialmente indicados en entornos adversos, como gestión de residuos, smart metering, agricultura y ganadería.

Estas tres nuevas versiones de conectores coaxiales tipo N impermeables Nautilus son lanzados con la intención de responder a la creciente demanda de ensamblajes de cable IP67 e IP68 (con protección ante la humedad y el ingreso de partículas).

Tras incorporar la variante Nautilus de conectores Tipo N a principios de este año, ahora ofrece dos conectores N más en configuraciones de montaje frontal y trasero (con polaridad inversa), así como una versión RP de montaje trasero TNC, que eleva a doce el número total de conectores Nautilus.

Esta gama de conectores tipo N macho y hembra y ensamblajes de cable IP es utilizada exitosamente en entornos adversos, como sistemas inteligentes de gestión de residuos, smart metering, agricultura y ganadería, incluyendo tecnología de seguimiento de ganado.

Andy Hamlin, Director de Ventas de GradConn, comenta que “estamos muy satisfechos con la acogida de la gama Nautilus desde su lanzamiento en 2015. Ahora, con un total de doce versiones y múltiples opciones de cable, mostramos el compromiso por desarrollar soluciones coaxiales IP y, por lo tanto, suministrar a través de Anatronic la solución perfecta para cada proyecto”.

FUNDADOR Y DIRECTOR DE LA COMPAÑÍA. Con más de 30 años de experiencia en las nuevas tecnologías, siempre buscando nuevos retos y esperando al futuro (y a los coches autónomos… de verdad).

Compartir