Conversores de medio con slot SFP

5
views

Modelos stand-alone, de carril DIN y en rack para responder a las necesidades de cualquier proyecto.

Conversores de medio con slot SFP CeINCOM, Conversores e Interfaces de Comunicaciones, S.L., anuncia la disponibilidad en stock de nuevos de conversores de medio de las familias C-GFE-SFP y C-SFP-SFP para responder a las necesidades de prácticamente cualquier proyecto.

Ambas series han sido diseñadas para su montaje stand-alone con alimentación de una fuente externa que viene incluida con el conversor. También existen las opciones de instalación en carril DIN (mediante el adaptador DRK-35) y en rack de 19” (a través de la inserción en el chasis de doble fuente con capacidad hasta catorce conversores CR1114RAC).

Los nuevos conversores de medio poseen una carcasa metálica con unas dimensiones de 26.2 x 70.3 x 94 mm.

C-GFE-SFP (10/100/1000TX – Slot SFP)

Las unidades C-GFE-SFP pueden convertir la señal UTP 10/100/1000TX en cualquier señal óptica en gigabit. Su slot para SFP posibilita la inserción del módulo Gigabit multimodo, monofibra (WDM) y monomodo bi-fibra para cubrir distancias en fibra de hasta 120 kilómetros.

C-SFP-SFP (Slot SFP – Slot SFP)

Estos conversores – regeneradores de fibra permiten recoger la señal óptica que entra por uno de los slots y sacarla por el otro ya regenerada, amplificada y convertida a otro modo.

Por lo tanto, los modelos C-SFP-SFP pueden adaptar de manera activa señales multimodo a monomodo, cambiarlas de longitud de onda, pasar de bifibra a monofibra y mucho más.

Esta gama permite la regeneración de señales ópticas entre 30 Mbps y 2,5 Gbps. El único requisito es que la velocidad sea la misma en ambos slots.

Estos equipos y los módulos ópticos correspondientes ya se encuentran disponibles en stock en CeINCOM. Los clientes también pueden solicitar el conversor con el módulo óptico correspondiente insertado.

FUNDADOR Y DIRECTOR DE LA COMPAÑÍA. Con más de 30 años de experiencia en las nuevas tecnologías, siempre buscando nuevos retos y esperando al futuro (y a los coches autónomos... de verdad).
Compartir